martes, 10 de noviembre de 2009

Y después la Soledad



No Duele el Desamor
Duele la Costumbre

Amanecer en la misma Cama
Palabras y Besos
Al Despertar

La Comida esta fria
Pero no Importa
Cuando es compartida
Mas Risas
Y una Siesta
Para Dos

Hacer el Amor
En la Penumbra
De las Horas Inquietas

Paseos
Alguna Compra Innecesaria
Muchas Compras Necesarias
Besos
Entre la Multitud

No Duele el Amor
Duele la Soledad

Porque Despues del Fuego
Del Calor
Llega el Frio

Porque Después del Todo
Llega la Soledad

5 comentarios:

  1. No duele el desamor, duele la costumbre...
    Me ha llegado al alma, Ana. Creo que tienes muchísima razón.

    Un beso muy grande y un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Asi es Ana. Lo peor de las rupturas es superar la rutina que te habia acostumbrado a estar con tu pareja.
    Pero todo se supera te lo digo por experiencia.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. De acuerdo con los comentarios, hay una dimisión a la magia del enamoramiento, una aceptación del apego o costumbre.
    POema que nos devela los cursos en los que el amor a veces se sumerge.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Precioso y triste poema.
    Sobrecoge entrar en tu blog y leer tanta tristeza.
    Animos y fuerza.
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Gracias por comprenderme. No es fácil entender a alguien como yo

    ResponderEliminar

Se ha producido un error en este gadget.