jueves, 12 de noviembre de 2009

En mis Manos



Te tuve en mis Manos
Y no supe Aprovecharte
Vivirte
Sentirte

Agradecerte
Hacerte Mía

Te tuve en mis Manos
Felicidad
Y te dejé Ir

No sabia lo que Eras
No conocía tu Nombre
No reconocí tu Aliento
Ni tu Aroma

A Cafe
A Dulce de Leche
A Ensaimadas

A Pescado Blanco al Horno
A Vino Tinto

A Flan con Nata
A Natillas

A hojas Secas
A Luz al Amanecer
A Manos Sabias recorriendo
Mi Cuerpo Febril

Te tuve en mis Manos
Estuviste aquí
Durmiendo Conmigo

Pero no supe reconocerte

Ahora lo Se
Sólo cuando te has Ido
Cuando no queda Nada
De tí
Vagando por esa Casa Oscura

Ahora se
Que te tuve en mis Manos
Felicidad
Y te dejé Ir
Para Siempre

3 comentarios:

  1. La felicidad sabe, conoce, al camino de regreso a esas manos que no terminaron de entender su lenguaje.

    La felicidad regresará a los caminos de las palmas de tus manos.

    Beso.

    ResponderEliminar
  2. La felicidad no sabemos apreciarla cuando la tenemos.
    Solo valoramos lo que tenemos cuando lo perdemos.Espero que tu felicidad vuelva pronto a tus manos.Besos.

    Sarah

    ResponderEliminar
  3. No se si regresará algún dia. En realidad no se si alguna vez existio y fue real.
    No se Nada... Nada.
    Gracias julio y sarah.

    ResponderEliminar

Se ha producido un error en este gadget.