viernes, 13 de noviembre de 2009

Como el Hielo



Me decia
Eres fria como el Hielo

Y no queria Escuchar
A pesar de Saber
Que era Cierto
Que mi Alma
Vive encerrada
En una Castillo de Frio

Para no Sentir

Para evitar el Sufrimiento
Eres fria como el Hielo

Pero por debajo de ese Vestido
Estaba un Corazón que Latía
Caliente, Caliente

Un Cuerpo lleno de Deseo
De Besos Nonatos
De Caricias Interrumpidas
De Palabras no Brotadas
No Dichas
Ocultas

Perdidas
Escondidas

Arruinadas

Como el Hielo
Para no Sufrir
Para no Caer
Para no Llorar

Lágrimas de Hielo
Que se Calientan
Al Contacto

Con mi Piel
Desnuda
Sufriente

Desvencijada
Y Triste

De tanto Añorar

3 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. No hay frialdad Ana.Pero a veces nos vemos obligados a comportarnos asi para no sufrir.

    Animo y abrazos.Sigue hacia delante para que puedas encontrar el calor. besos.

    ResponderEliminar
  3. Eso espero:encontrar algun día el Calor.
    Hasta entonces gracias por vuestros comentarios y presencia en el blog.

    ResponderEliminar

Se ha producido un error en este gadget.