martes, 27 de octubre de 2009

Amaneciendo a las tres


Una noche más sin pegar ojo
Me duermo con la luz del día
Como así fuese más sencillo
No tener miedo
Al futuro, al presente
y sobre todo al pasado
A una vida en la que él estuvo
Junto a mi
Latiendo su corazón
A la par que el mío
Ahora todo es silencio
Y amanezco a las tres
A la hora en que debería
Haber hecho tantas cosas
A la hora
En que tomábamos café
Abrazados bajo el sol de otoño.

1 comentario:

  1. Debo dormir me digo, pero mis pàrpados se atoran en tus manos. Sonámbulos los ojos en el centro de tu pecho. Debo dormir repito pero vencido insiste el parpadeo.

    Mi ojo caido serà tu señal.

    Desde el confin austral.

    http://www.lacalarealidadyficcion.blogspot.com

    ResponderEliminar

Se ha producido un error en este gadget.