martes, 11 de mayo de 2010

Miedo



Ha vuelto
De Nuevo

El Miedo
Al Dolor
A la Soledad
A la Apatía
A los Caminos Inciertos

Miedo a Vivir
Miedo a Morir
Miedo a Todo
Miedo a Nada

Ha Regresado
Estaba de Vacaciones
Crei que eran Eternas
Que no Regresaría

Pero Estoy Aquí
Temblando
De Miedo

16 comentarios:

  1. Yo muchas veces tambien me siento asi...

    Pasate por mi blog si quieres, esta entrada me ha recordado mucho al mio! :D

    Un besillo

    ResponderEliminar
  2. Pues será que te falta compañía, amiga, una mano amiga o el abrazo de quien te ame. Creo que eso bastaría. Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Un poema muy sentido.. te dejo mis mejores deseos de siempre.. Un buen poema no entregas..

    Pido de ante mano disculpas por mi ausencia.. he estado mucho tiempo sin pasar a visitarte como a todos los que visito..
    Espero ponerme al día con tus entradas..

    Un gusto inmenso es pasar a disfrutar de tus post..
    Maravillosa poesía nos acompaña siempre en tu blog..

    Un abrazo
    Con mis
    Saludos fraternos de siempre...

    ResponderEliminar
  4. El síndrome de la montaña rusa, creemos que salimos y otra vez estamos en la cúspide del dolor.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  5. Te deseo mucha fuerza para remontar ese bajón que te ha dado Ana.
    Lo conseguiras.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  6. No es pensar que no regresaría, ES QUERER QUE NO REGRESE. Tenlo en cuenta, Ana.

    El Miedo no es algo ajeno a ti, eres tú misma. Si te dieras cuenta de que TÚ TE CONTROLAS A TI MISMA, no volverías jamás a sentir Miedo.

    Inténtalo.

    Un besito, guapa:)

    ResponderEliminar
  7. ANIMO ANA. NO PIERDAS EL FUELLE Y SIGUE SUBIENDO.DEJA A UN LADO EL MIEDO Y EMPAPATE DE LA VIDA Y SUS COSAS BUENAS Y BONITAS QUE MERECEN LA PENA SER VIVIDAS.
    UN CALIDO ABRAZO GUAPA

    ResponderEliminar
  8. Hola Ana, sí, cada cierto tiempo el miedo regresa y nos atrapa. Por algo es una emoción primigenia, muy necesaria en los primeros tiempos de la sobrevivencia. Por ahí aprendí que el miedo se aloja en la amígdala del cerebro (su área más primitiva)... quizás es bueno tomárselo como una señal, un aviso desde tu interioridad e indagar allí. Un maestro que tuve decía que las emociones iban y venían como las olas del mar, no hay que rechazarlas pero tampoco aferrarse a ellas.
    Te dejo muchos cariños!

    ResponderEliminar
  9. Ana niña... el miedo regresa una y otra vez.Nadie vive sin miedo.El truco está en dejar que fluya, vencerlo y superarlo y seguir caminando.
    Animo que lo conseguirás.
    Besos,linda.

    ResponderEliminar
  10. Ana..el miedo está dentro de nosotros pero tenemos que superarlo y no dejarlo que nos ocupe.Eres valiente y tienes que mirar hacia delante y superarlo¿lo harás?
    Un besazo guapa.

    ResponderEliminar
  11. No tengas miedo,jamas mires atras,dejate guiar por la bella luz de tus sentimientos...esa podra con el miedo...
    un beso Ana...ya estoy de vuelta,perdona mi ausencia,no solo hay miedos en la vida...

    un abrazo muy fuerte para ti

    ResponderEliminar
  12. hola querida amiga...tienes un premio en mi blog...puedes pasar por mi humilde casa cuando quieras a recojerlo...un beso y cuidate muxo

    ResponderEliminar
  13. El miedo es la reticencia a lo desconocido ; llegará un momento en que no temas y digas como el poeta peruano Javier Heraud en su poema "El Río":

    "Yo no me río de la muerte,
    Tan sólo no tengo miedo de morir entre pájaros y árboles"

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  14. Hey levántate, mira lo que dice el poeta César Vallejo:

    Al fin de la batalla,
    y muerto el combatiente, vino hacia él un hombre
    Y le dijo: «No mueras, te amo tanto!»
    Pero el cadáver ¡ay! Siguió muriendo.
    Se le acercaron dos y repitiéronle:
    «No nos dejes! ¡Valor! ¡Vuelve a la vida!»
    Pero el cadáver ¡ay! Siguió muriendo.
    Acudieron a él veinte, cien, mil, quinientos mil,
    clamando: «Tanto amor, y no poder nada contra la muerte!»
    Pero el cadáver ¡ay! Siguió muriendo.
    Le rodearon millones de individuos,
    Con un ruego común: «¡Quédate hermano!»
    Pero el cadáver ¡ay! Siguió muriendo.
    Entonces, todos los hombres de la tierra
    Le rodearon; les vió el cadáver triste, emocionado;
    incorporose lentamente,
    si Abrazó al primer hombre; echóse a andar.



    [10 de noviembre de 1937]

    ResponderEliminar
  15. Piensa que el miedo es necesario y tan util como cualquier sensacion positiva

    ResponderEliminar
  16. Me gusta como escribes, sabes hacer que lo que tu poesía dice llegue justo al lugar donde debería llegar a la hora que se lee, me gusta como expresas claramente lo que sientes en cada uno de tus poemas... Un gusto pasar por tu página! Ojalá puedas pasar por la mía alguna vez, me encantaría escuchar tu opinión sobre mis entradas!

    ResponderEliminar

Se ha producido un error en este gadget.